Moda

UNOS CALCETINES PARA CADA MOMENTO DEL DÍA

UNOS CALCETINES PARA CADA MOMENTO DEL DÍA

En los últimos años, los calcetines han pasado de ser el patito feo del outfit a convertirse en una prenda de primer nivel. Reuniones, visitas y demás eventos sociales y laborales nos obligan a pensar el color, el estampado y la calidad de este complemento, que actualmente puede llegar a ser tan importante como la corbata.

Ángel M. Gregoris

Hace tan solo unos años, hablar de calcetines era hablar de una prenda de segunda. Lo importante era que nos calentasen los pies y nos protegiesen de las rozaduras del zapato. Ahora, las cosas han cambiado y, cada vez más, los calcetines han ido ganando terreno hasta convertirse en un complemento principal de nuestro outfit.

El color, los estampados y la buena calidad de esta prenda han logrado hacerse un hueco en nuestro armario tan valioso como el que ocupan, por ejemplo, las corbatas. El boom por lucir los mejores calcetines en cada uno de nuestros eventos ha hecho que surjan numerosas marcas nacionales e internacionales que ponen a disposición del cliente una enorme variedad de modelos. Y así, por la necesidad de tener un espacio donde encontrar diferentes firmas de calcetines que ofrecieran el ejemplar ideal para cada momento del día, surgió Socks Market, un espacio ubicado en pleno centro de Madrid, en el barrio de Chueca, dedicado exclusivamente a esta prenda. Con más de mil modelos diferentes donde poder elegir, Miguel Valero, uno de los dos propietarios del local, tiene claro que cada acontecimiento que nos ocurre en la vida debe ir acompañado de unos calcetines diferentes.

Entrevista de trabajo

La seriedad de un momento como es una entrevista de trabajo hace que sea complicado arriesgar con los calcetines, puesto que es mejor no llamar la atención al principio. “Salvo que sea un trabajo muy creativo, hay que evitar los calcetines blancos”, explica Miguel, que recomienda utilizar un modelo con una base azul marino o gris, con algún dibujito en color. “Como no sabemos quién es el interlocutor que tenemos en frente, debemos ser un poco precavidos por razones obvias”, asevera.

Trabajo

Una vez que nos han admitido en el trabajo y vamos a convivir día a día con nuestros compañeros, ya podemos añadir un poco más de color y personalidad a nuestros calcetines. “El traje de trabajo es una prenda muy sobria, por lo que yo apuesto por meter un calcetín muy atrevido en tonos amarillos, mostazas, verde botella…”, afirma Miguel. Para él, esta combinación nos sirve para crear un elemento de sorpresa y, además, de diversión.

Boda (si eres el novio)

La creencia de que los novios no arriesgan con los colores en el día de su boda se ha desplomado en los últimos tiempos. “Desde que abrimos la tienda, raro es el día que no entra alguien que quiere unos calcetines para casarse. Apuestan por colores muy chillones y estampados totalmente diferentes a lo que se llevaba hasta ahora”, apunta Miguel.

Boda (si eres invitado)

La cosa cambia si, en lugar de casarte, eres uno de los invitados. El propietario de Socks Market sugiere para esta ocasión unos calcetines que peguen con la corbata, con una base de color bastante fuerte, algún dibujo y que sean de buena calidad.

Primera cita

Conocer a alguien, interesarse por esa persona e intentar buscar puntos en común son los pasos previos a una primera cita. Una vez que llega el momento, elegir calcetines es tan complicado como decidir qué camiseta nos ponemos. Miguel apuesta por un modelo que tiene en su tienda con la figura de Harry el sucio porque es “toda una declaración de intenciones”.

Conocer a tus suegros

Tras las primeras citas, llegan las presentaciones familiares. Acudir a conocer a tus suegros con unos calcetines demasiado estridentes puede llegar a complicar este primer acercamiento con los padres de tu pareja. Por este motivo, Miguel admite que “no renunciaría a meter algo de color, pero más discreto, con rayas o topos”.

Visita al médico

Parece que acudir al médico es uno de los momentos más serios que nos pueden suceder y que, por este motivo, los calcetines que nos pongamos tienen que ser igual de formales que la visita. Nada más lejos de la realidad. Miguel invita a usar unos con, por ejemplo, gatitos, “para arrancarle una sonrisa al doctor”.

Hacer deporte

En el momento de practicar deporte, también debemos seleccionar bien cómo serán los calcetines que nos acompañen, ya que es la ocasión en la que más sufre el pie. “No sólo tienen que ser buenos, sino que es necesario que lleven una buena sujeción, que no se nos muevan, que alejen la humedad y que nos mantengan los pies siempre secos”, resalta Miguel. Además, cuenta que en los calcetines de deporte es cuando la gente “es más libre y se atreve con los más coloridos y con los estampados más locos”.

Estar por casa

Son muchas las personas a las que les gusta andar por casa sin zapatillas y con calcetines. Para ellos, lo mejor son los modelos con suela y antideslizante.

Dormir

Como todo en la vida, dormir con calcetines va en gustos. “A los que les gusta acostarse calentitos pueden usar un modelo de lana”, recomienda Miguel.

Estas son sólo algunas de las situaciones y momentos que demuestran que los calcetines ya no son el patito feo del estilo y que han pasado a convertirse en un accesorio de moda de primer orden. Saber combinarlos y elegir los adecuados para cada ocasión puede abrirnos muchas puertas en nuestra vida social y laboral. “Tus calcetines dicen quién eres”, concluye Miguel.

Deja un comentario

Últimos artículos