Gastronomía

ZAPEROCO, EL 'PLACE TO BE' MÁS EXÓTICO DE LA CAPITAL

ZAPEROCO, EL 'PLACE TO BE' MÁS EXÓTICO DE LA CAPITAL

Su propuesta gastronómica japo-tropical te conquistará tanto como su decoración caribeña.

Ana Ballesteros

Llega con el objetivo de sorprender a través de su gastronomía y su decoración, pero también con su ambiente atrevido y fresco. De hecho, su nombre ya es toda una declaración de intenciones, porque Zaperoco hace referencia al ‘vocerío o estrépito causado por una o varias personas’. Así, este restaurante japo-tropical (en la calle Velázquez, 102) se posiciona como el nuevo ‘place to be’ madrileño tanto por el día como durante las noches.

La idea de la fusión de su cocina nace de una raíz gastronómica japonesa más callejera a la que se añaden tintes tropicales, integrando la cultura culinaria de India, Perú, Brasil o Tailandia. El comensal descubre así una cocina con mucha personalidad, con productos de mercado de excelente calidad trabajados con técnicas de alta cocina, que resultan en platos frescos y originales. Entre ellos, especial mención merecen el ceviche de corvina con pisco, mango enchilado y leche de tigre de anacardo; el langostino tigre crujiente con salsa de ariracha y piña asada; o la hamburguesa Zaperoco con arepa, shiitake, salsa de mostaza japonesa y ‘patatas’ de taro.

Pero, además, hay que afilar los palillos, porque el eje central del comedor lo ocupa una barra de sushi en la que el producto se elabora frente al comensal y al momento, con una carta de la que hay que destacar el nigiri de toro (se deshace en la boca, literalmente) y el maki Nikkei de lubina, piña caramelizada, sésamo tostado, brotes y leche de tigre.



Para completar la experiencia, Zaperoco ha diseñado una divertida carta de cócteles perfecta para disfrutar a cualquier hora del día (nosotros los escogimos para acompañar la cena y fue todo un acierto), que se complementa con una amplia variedad de sakes.

Y, para envolverlo todo, una decoración que se inspira en un vergel del Pacífico diseñado por el estudio de interiorismo marta Auyanet. Hasta cinco ambientes diferentes ligados a una paleta cromática cuidadosamente seleccionada, murales panorámicos y piezas de cerámica pintadas a mano por Andrea Zarraluqui. Todo un edén de fantasía para provocar un show que terminará en la mesa.

Deja un comentario

Últimos artículos