Gastronomía

VERANO EN MADRID: 14 TERRAZAS IMPRESCINDIBLES

VERANO EN MADRID: 14 TERRAZAS IMPRESCINDIBLES

Pequeños oasis para huir del calor del asfalto de la capital.

A. Ballesteros

Estamos de acuerdo: el verano se soporta mejor a la sombra y, a ser posible, cóctel en mano. En Luxedo hemos declarado la guerra a las altas temperaturas con esta selección de 14 terrazas que lo tienen todo: son acogedoras, fresquitas y su propuesta gastronómica está a la altura.



Radio. La terraza Radio ME Madrid Rooftop Bar es el resurgimiento de la azotea más cool de Madrid como lounge, club, bar y restaurante. Todo a la vez o por separado. Este nuevo concepto, ubicado en la última planta del famoso hotel, propone distintas experiencias: desde restaurante al aire libre, mesa de cocina en directo, barras y zona club con una interesante programación de DJ los siete días de la semana. Sin olvidar que desde este espacio se contempla una de las mejores vistas panorámicas de la ciudad. ¿Dónde? Plaza de Santa Ana, 14.



Hotel Urban. En la azotea de este 5* GL podrás encontrar una de las opciones más saludables: una carta de cócteles y zumos con los que estimular los sentidos y elaborados con ingredientes 100% naturales. La propuesta del hotel es disfrutarlos según nuestro estado de ánimo, ya sea para recargas pilas, para combatir el estrés, para un extra de felicidad o un plus de energía. Las frutas de temporada se combinan con verduras, hortalizas y otros ingredientes como el jengibre o el aloe vera en sorbos refrescantes acompañados de unas vistas adictivas a los tejados de Madrid. ¿Dónde? Carrera de San Jerónimo, 34.



El Velázquez 17. Al más puro estilo de un bistró francés. Así es la terraza de El Velázquez 17, en pleno barrio de Salamanca, en la que podrás disfrutar tanto de un desayuno clásico como de un brunch o un aperitivo con propuestas como tablas, raciones frías, ensaladas, pizzas, carnes o deliciosos postres. Croquetas, tequeños con membrillo o alcachofas salteadas con bacon conviven con la hamburguesa de chuletón Fort Apache o el tartar maya de atún salvaje cortado en daditos con aguacate. ¿Dónde? Calle Velázquez, 17.



Dry Martini by Javier de las Muelas. Una gran barra exterior y mesas altas que se combinan con mesas bajas y amplios sofás para crear un ambiente confortable y único, convierten este espacio en uno de los más singulares y sofisticados de Madrid. En la Terraza del Dry Martini, Javier de las Muelas propone una completa carta de cócteles. Entre ellos, los emblemáticos ‘Jim-Let Fox-Trot’, ‘Carnyvore’ o ‘Drive me Crazy’, además de propuestas sin alcohol y mojitos junto con opciones más exóticas que combinan frutas tropicales y otros ingredientes. Para completar la experiencia, Dry Martini by Javier de las Muelas mantiene su cocina abierta ininterrumpidamente desde las 10 de la mañana hasta la 1 de la madrugada. ¿Dónde? Hotel Gran Meliá Fénix, calle Hermosilla, 2.



Txoko La Moraleja. El restaurante, que ya se ha convertido en un referente de impecable gastronomía en la zona norte de Madrid, cuenta con una bucólica terraza alojada en un frondoso y refrescante jardín con un gran estanque. Acompaña los atardeceres estivales con propuestas como el espeto de sardinas, los tiraditos y ceviches, gamba blanca y roja a la plancha o anchoas de Santoña. Además, habrá dos miércoles de música en vivo al mes que convertirán la velada en una auténtica fiesta. ¿Dónde? Avenida de Bruselas, 39, Alcobendas.



Sugarcane. Una terraza con encanto especial que se llena del mejor ambiente desde primera hora de la mañana hasta las copas de por la noche. Un espacio actual, fesco y acogedor perfecto para los amantes de la cocina internacional, que disfrutarán de un viaje gastronómico por las ciudades más recónditas de Latinoamérica y Asia. Su cocina ‘alays open’ cuenta con platos destacados como el cañón de vaca brasileña cocinada a baja temperatura, los tequeños venezolanos con salsa de Chipotle azul o las auténticas empanas argentinas con solomillo de vaca cortado a cuchillo. ¿Dónde? Calle Diego de León, 7.



La Vanduca. En la terraza de aires mediterráneos del restaurante de los Van Dulken Calleja, como novedad, podrás pedir muchos de los platos de la carta en medias raciones, un formato pensado para disfrutar de una comida o cena más informal. Además, han añadido recetas con un toque de fusión inspirándose en cocinas como la asiática o la mexicana. Prueba sus gyozas de pato con salsa de cebolla y sésamo, los baos de cochinita pibil macerado en achiote y cítricos y de panceta con salsa hoisin de frutos rojos, y la ensalada oriental con solomillo de cerdo teriyaki, brotes de soja y sweet chili. ¿Dónde? Calle Columela, 2.



Donde Marian. Aquí no existen las prisas, se disfruta de una buena cocina y se alargan las sobremesas. Es la sensación de estar como en casa. Un restaurante de toda la vida con una cocina honesta que mantiene sus platos clásicos, como el chuletón a la brasa de encina, las alubias de Tolosa o la ensalada de perdiz con foie, pero que además incorpora novedades como el steak tartar, el carpaccio de solomillo con foie o el bonito con salsa de mantequilla. Además, todos sus postres son caseros (excepto el pastel ruso que llega de Cantabria). ¿Dónde? Calle del Torpedero Tucumán, 32.



90 Grados. Deliciosa cocina de mercado ‘non-stop’, cócteles de autor y terraza climatizada para aislarse del bullicio madrileño. En la mesa, entradas irresistibles como el lingote de mi-cuit con mermelada de violetas, pistacho y polvo de oro, las láminas de pulpo a la parrilla, croquetas de jamón o gambón, ensalada de burrata con tomate seco y pesto, el risotto de gambón o los raviolachis de rabo de toro; y segundos como el tomahawk de ternera (un corte ribeye de ternera de Galicia de entre 1 y 2 kilos, servido en jamonero con su hueso), el rodizio de pollo marinado al estilo Tex-Mex o Thai (imprescindible probarlo) o la hamburguesa de pato marinada con mostaza. ¿Dónde? Alcalde Sainz de Baranda, 64.



El Bund. El lugar perfecto para disfrutar de los auténticos sabores de China en un espacio íntimo y rodeado de naturaleza. La decoración de su terraza está inspirada en los célebres jardines de la ciudad de Suzhou, en la provincia china de Jiangsu. Sus muros emulan las tradicionales ventanas de dicha ciudad y, gracias a la sombra de nogales y fresnos, este lugar se convierte en un oasis fresco y silencioso. Por la noche, los juegos de luces y las velas le dan el toque de magia perfecto para cenar y tomar la primera copa de la noche, a elegir en una carta de cócteles que cuenta con hasta dieciocho versiones de gin tonics. ¿Dónde? Calle Arturo Baldasano, 22.



Rubaiyat. La terraza se viste con sus mejores galas con una decoración elegante en tonos azul marino que contrastan con la impresionante vegetación que la rodea. Y es que en Rubaiyat, además de estar de 60 cumpleaños, celebran una vuelta a la tradición que se basará en la materia prima local y nacional, además de sus excelsos cortes de carne a la brasa que son ya enseña de la casa. Algunas de las nuevas referencias que encontraremos en la carta serán los dados de atún con cerezas y shiso; chips de patata y ventresca de atún con vinagreta de tomate; mini patatas gratinadas con torta del Casar; o pulpo con pimentón dulce y patatas confitadas. ¿Dónde? Calle Juan Ramón Jiménez, 37.



Ox’s. El templo de la cocina vasco-navarra en Madrid da la bienvenida a las cálidas noches de verano con dos menús por 25 euros pensados para disfrutar en su coqueta terraza. El primero de ellos incluye salmorejo, ensalada césar con langostinos, arroz con verduras naturales y setas, bacalao a la riojana, rabo de toro estofado y, de postre, helado de queso con puré de frambuesa. El segundo, comienza con ensaladilla rusa con puding de pescado y continúa con calabacín relleno de jamón ibérico, un pimiento de piquillo relleno de bacalao, merluza langostada, solomillo de vaca y el flan de queso que elaboran en el propio restaurante. Ambos menús conviven con sus pintxos para picar entre horas, el formato media ración para todos los platos de la carta y vinos por copas. ¿Dónde? Calle Juan Ramón Jiménez, 11.



LAVACA. De los seis restaurantes bajo este sello, cinco cuentan con terraza: López de Hoyos, Castellana, Azca, Arturo Soria y Pintor Rosales. Al igual que la zona de barra, tendrán horario ‘non stop’, desde las 13.30 hasta las 00.00 horas, para poder disfrutar, además de su carta de sala y del menú steak house (solo disponible de lunes a viernes), de su carta de cervezas artesanas, cócteles o vinos por copa entre horas. Con este escenario, LAVACA propone disfrutar de su nueva carta, elaborada por el chef Javi Estévez, y recrear una auténtica parrillada veraniega. ¿Dónde? Castellana (Paseo de la Castellana, 214), Azca (Paseo de la Castellana, 87), Arturo Soria (Torrecilla del Puerto, 5), López de Hoyos (López de Hoyos, 42) y Rosales (Paseo del Pintor Rosales, 52).



Sasha Boom. Siguiendo el lema ‘same same, but different’, la única diferencia entre la terraza y el local es el entorno: un espacio con techo cubierto para proteger de los rayos del sol pero desprovisto de paredes. En carta se mantiene la apuesta por el mestizaje de sabores, texturas e ingredientes exóticos, para los que solo se emplean materias primas de excelente calidad. Con ellos se fusionan recetas procedentes de países de Oriente Medio y toda la zona del Mediterráneo, desde el norte de Europa a Marruecos. Y sin olvidar, por supuesto, la devoción por la gastronomía del sudeste asiático y Perú que tanta presencia tiene en sus propuestas. ¿Dónde? Calle Raimundo Fernández Villaverde, 26.
 

Deja un comentario

Últimos artículos