Gastronomía

EL VERMUT BLANCO QUE SABE A JEREZ

EL VERMUT BLANCO QUE SABE A JEREZ

Lleva el sello de Bodegas Lustau y es el ensamblaje perfecto de un Fino y un Moscatel.

A. B.

Un Fino y un Moscatel. Dos nombres propios que, con el toque de magia de Bodegas Lustau, se integran en el primer Vermut Blanco que sabe a Jerez.  El carácter seco, mineral y almendrado de uno se une al dulce, floral y cítrico del otro. ¿El resultado? Un vermut ligero y refrescante, de un brillante color amarillo dorado, con un final marcadamente amargo en el que las notas de Fino se imponen.

Se unen a esta receta nueve botánicos y plantas aromáticas, de entre los que destacan el agenjo, la genciana y la camomila, todos ellos macerados por separado para conseguir la mejor extracción de sabores y aromas.

En su creación han trabajado los dos máximos responsables de Bodegas Lustau: Sergio Martínez, enólogo, y Fernando Pérez, maestro destilador. Ellos se han encargado de seleccionar minuciosamente los vinos y los botánicos que componen la fórmula secreta de este vermut.

Así, tras abrir boca con su Vermut Rojo, Lustau ofrece una nueva y atractiva propuesta para el momento del aperitivo, al mismo tiempo que acerca el mundo de los vinos de Jerez a los consumidores.
 

Deja un comentario

Últimos artículos