Gastronomía

DE MADRID… A COMERSE EL CIELO

DE MADRID… A COMERSE EL CIELO

El chef colombiano Juan Manuel Barrientos cocinará en el NH Collection Eurobuilding hasta el 4 de marzo como parte del proyecto Colombia InResidence.

Ana Ballesteros

Cuando, a sus 23 años, el chef Juan Manuel Barrientos (1983, Medellín, Colombia) abrió su primer restaurante, quiso busca run nombre positivo que le retara siempre a reinventarse. Así llegó El Cielo, donde el chef estuvo tres meses cocinando en un carro de perritos calientes a falta de presupuesto para montar una cocina bien equipada. Diez años después, Juan Manuel es uno de los 50 mejores chefs de Latinoamérica, reconocido en el listado 50 Best Restaurants de América Latina.

Ahora, su nuevo desafío tiene lugar en Madrid, donde El Cielo cobrará vida de forma efímera hasta el 4 de marzo como parte del calendario gastronómico del proyecto Colombia InResidence. Su misión es trasladar a la capital la experiencia y la esencia de El Cielo, que él mismo define con dos mantras: “El Cielo es familia, la empresa la manejamos como una familia y somos una familia; y lo que compartimos siempre tratamos de que sea ese realismo mágico que es Colombia”.

Para el chef, comer en El Cielo es una experiencia alrededor de los sentidos. “Hay que tener las expectativas bajas”, recomienda, “porque la gente cuando espera una cosa concreta se termina llevando una sorpresa cuando encuentra algo distinto”. “Lo que nosotros tratamos de hacer es mostrar experiencias que la gente no espera, para darle al cliente lo que quiere y no lo que cree que quiere”, explica Barrientos. Y esto es lo que todo su equipo hará en el ahora irreconocible desayunador VIP del hotel NH Collection Eurobuilding, un espacio diseñado por el estudio García de Vinuesa (con la colaboración de Gancedo) y por el que, además de Juan Manuel, pasarán los chefs colombianos Harry Sasson, Leonos Espinosa y Jorge y Mark Rausch.

Por su parte, el chef de El Cielo promete a los comensales una experiencia gastronómica en la que saborear una reinterpretación moderna de Colombia. Una montaña rusa de emociones que haga sentir a los clientes las ganas de aprender, de crecer y de compartir que han sentido ellos durante una década que comenzó con El Cielo de Medellín y que continuó con el de Bogotá y el de Miami.

Además, no podemos hablar de El Cielo sin hacerlo de su Fundación, que Juan Manuel Barrientos puso en marcha también hace diez años con el fin de desarrollar los proyectos sociales que sus padres le inculcaban y que le ha dado el reconocimiento de Joven Líder de la Paz Latinoamericano. “Yo quise tener una empresa que devolviera a la sociedad”, cuenta, y añade que empezó trabajando con soldados heridos en combate y que hoy en la cocina de El Cielo trabajan, además de dichos soldados, “ex guerrilleros, ex paramilitares, indígenas, víctimas y población civil. Son las personas que te sirven el menú”.

Sin embargo, a pesar de todos los reconocimientos que acumula, Juan Manuel tiene claro el ingrediente para seguir con los pies en la tierra: “Conservar esos valores de familia es lo más importante para no dejar que el ego te controle. Hay que disfrutar del ego, no vivir para él”.

El que lleva las estrellas tatuadas en el brazo y bordadas en el uniforme tiene claro que Madrid ya le ha dado todo lo que esperaba, que no es más que un recibimiento cariñoso y con los brazos abiertos. Ahora, espera que la ciudad disfrute a través de su cocina. De Madrid al cielo, sí, pero esta vez para comérselo.

Deja un comentario

Últimos artículos