Bienestar

POTENCIA TU EROTISMO EN TRES PASOS

POTENCIA TU EROTISMO EN TRES PASOS

Querer, saber, hacer. Estos serán los tres verbos que te llevarán por el camino de la seducción y el deseo.

El 75% de los solteros españoles declara que potencia su erotismo empleando el lenguaje corporal con miradas, caricias, movimientos y expresiones para conseguir sentirse lo más sensual posible, según una encuesta de Meetic. Pero, ¿y si os dijéramos que solo hacen falta tres pasos para convertirse en todo un profesional de la seducción? La reconocida Psicóloga y Sexóloga Marian Frías nos guía por el ‘Camino del Artista’ para desplegar todos nuestros sentidos y armas de seducción. Toma nota y, sobre todo, ¡disfruta!

El primer paso es querer. Y es que, obviamente, para tener éxito en todo lo que hacemos en la vida lo más importante es la actitud. Para ello, hay que tener clara la motivación que nos va a mantener en el camino, es decir, la respuesta a por qué se quiere cultivar el erotismo y ser más atractivo. Ya sea para mantener el deseo en una relación, para tener más oportunidades de ligar o para sentirte mejor contigo mismo, cualquier respuesta es válida. Aquí, el 81% de los solteros encuestados por Meetic opina que sentirse atractivo a la hora de seducir es fundamental para sentirse cómodo, sexy y actuar con naturalidad.

La segunda parada es saber. Aunque no hay una receta secreta para la seducción, es cierto que, al ser una habilidad, se puede entrenar. Un 50% de los encuestados comentó que no siempre había tenido éxito al utilizar sus armas de seducción para ligar. Pues bien, es importante saber que la atracción se produce a varios niveles, por lo que para aprender a seducir y a desarrollar nuestro atractivo se debe poner foco en todos ellos.

A nivel psicológico, nuestra manera de pensar puede generar más atracción si no juzgamos a los demás, si estamos dispuestos a escuchar y a conocer a la otra persona sin tener que dar nuestra aprobación o rechazo. Una actitud amable y optimista nos da más puntos. A nivel físico, sentirnos a gusto con nosotros mismos hace que irradiemos seguridad y confianza. No solo se trata de cuidar el físico, también de aceptar nuestras imperfecciones. El entorno por dónde nos movemos y los sitios que frecuentamos también alimentan nuestro atractivo, sobre todo si son lugares divertidos y agradables. Por último, a nivel energético, el querer gustar es lo que nos aleja de gustar. Entregarnos en exceso genera más agobio que atracción. El ‘poco a poco’ y el misterio tienen que ser tu bandera.

Llegamos al tercer paso: hacer. Porque en el mundo del erotismo no todo es teoría (obviamente), sino que requiere experimentación. Un buen seductor tiene que saber utilizar sus sentidos para general conexión y deseo. Por ejemplo, hablar con la mirada es clave para la excitación. Mirar los ojos de la otra persona, su boca y comunicar ese deseo en silencio. Asimismo, el olor es un factor determinante para la atracción y nos puede llegar a excitar y a generar nuevos estímulos. Masajes sexuales con aceites aromáticos, baños esenciales o velas pueden ser los acompañantes perfectos para el encuentro más erótico.

En cuanto al sentido del tacto, una caricia se tiene que hacer desear. Antes de tocar a la otra persona, toquémonos nosotros primero para que pueda verlo. Acariciarnos el cuello, rozar nuestros labios con un dedo, poner nuestras manos en nuestros propios muslos… Es un acto de conexión que hace que el deseo se encienda. La conversación también suma si introduces palabras con una carga erótica para ti y cambias el tono de voz a uno más pícaro y sugerente. Y qué decir del gusto. Que no se te olvide cuidar la higiene de tu boca y sonreír.

Querer, saber, hacer. Tres verbos clave en este manual con el que aprender a seducir y desarrollar tu lado más erótico. Ahora solo te queda ponerlo en práctica y dejarte llevar por el placer.

Deja un comentario

Últimos artículos